Las campañas de Rangda

La mayor amenaza Xeno durante la Gran Cruzada

Durante la Gran Cruzada el Emperador lideró a la humanidad hacia las estrellas para recuperar su hegemonía perdida. En esta era legendaria, los Primarcas caminaron como dioses al frente a los mayores ejércitos que la mente pueda imaginar. Sin embargo, incluso contando con todo este poder, los designios del Emperador estuvieron a punto de verse truncados en varias ocasiones. Sin lugar a dudas, las campañas de Rangda supusieron una de las pruebas más duras a las que los ejércitos de Terra tuvieron que hacer frente.

Muchas campañas, como la de Ullanor, han sido laudadas y conmemoradas en incontables ocasiones a lo largo de la historia imperial. Otras, sin embargo, han sido relegadas a meras notas a pie de página en los innumerables registros del palacio del Emperador. ¿El motivo? Hay enemigos tan terribles que si la humanidad tuviera conocimiento de su existencia abandonaría toda esperanza de mantener su reino entre las estrellas. Este es el caso de la misteriosa especie Xeno conocida como los Rangda. Las cifras son escalofriantes: más de 80 000 astartes dieron su vida para contener a este brutal enemigo a lo largo de tres conflictos que durarían décadas.

Aunque muchas legiones Astartes que se afanaron por poner fin a la amenaza de estos Xeno, fue la Primera legión: Ángeles Oscuros, la que lideró las tres campañas de Rangda. Incluso el propio Lion El’Jonson dictaminó que el conocimiento relacionado con este enemigo era demasiado peligroso y debía ser eliminado por el bien del Imperio. Es por esto que es muy poco lo que se sabe sobre esta vil raza. Se habla de gigantescos Xeno de horrenda apariencia y un intelecto terrible, poseedores de una poderosa tecnología y una sed de conquista sólo equiparable a la de la propia humanidad. Incluso se rumorea que los Rangda tuvieron algo que ver con las dos Legiones Perdidas.

Image

Como hemos dicho existen tres campañas de Rangda, cada una más terrible que la anterior. La primera tuvo lugar en Advex-Mors en el 839. M30. En este sangriento encuentro entre los Ángeles Oscuros y los Rangda, que ya tratamos en detalle en el artículo anterior, las fuerzas imperiales lograron destruir una luna de combate de los Xeno. La batalla costó la vida a 5000 guerreros de la Primera Legión y bastó para demostrar que esa especie era una de las más peligrosas encontradas por los imperiales hasta la fecha. Sin embargo, este conflicto no sería más que el preludio de una guerra sin cuartel.

La segunda campaña de Rangda comenzó en 862. M30. Tras su derrota anterior, los Rangda regresaron al espacio imperial en grandes números. Una vasta armada compuesta por miles de naves acompañadas por una docena de lunas de guerra irrumpió en la franja norte de la galaxia. A su paso las flotas de defensa de las colonias imperiales fueron destruidas y los colonos esclavizados mediante el uso de collares neurales. Sólo gracias al esfuerzo de las flotas expedicionarias de los Cicatrices Blancas y la Guardia del Cuervo logró contenerse la marea de destrucción. El coste en vidas para los imperiales fue altísimo, pero lograron ganar tiempo para que llegaran los refuerzos de la humanidad.

Durante ocho meses los guerreros de las legiones V y XIX mantuvieron sus posiciones en el mundo forja de Xana sufriendo más de 3000 bajas entre los legionarios e incontables entre las fuerzas de apoyo del Solar Auxilia y el Mechanicum. La liberación llegaría de manos de dos de las legiones más temibles al servicio del emperador: los Ángeles Oscuros y La Guardia de la Muerte. Las flotas combinadas de los imperiales se abrieron paso entre las naves Xeno y arrasaron a sus ejércitos de esclavos. Xana se convertiría en la cabeza de playa para la contraofensiva imperial.

“Al terminar el conflicto el Primarca de los Ángeles Oscuros decidió que era un peligro que el Imperio supiera cuán cerca había estado de la aniquilación”.

La guerra se prolongó durante más de dos décadas. Aunque es imposible hacer un recuento exacto, hablamos de billones de muertos. 19 sistemas fueron purgados de toda vida y se crearon zonas de exclusión en Endryris y Morox más allá de las cuales estaba prohibido el paso. Al menos nueve legiones astartes participaron en este brutal conflicto. En el momento álgido de la campaña se desplegaron más de 300 000 marines espaciales para el asalto final sobre Taxal. La lucha se llevó a cabo en tantos frentes que no hubo un único comandante que se llevara los honores, aunque se sabe que tres Primarcas lideraron a sus guerreros en la lucha. Sin embargo, se acepta como consenso que fue Lion El’Jonson quien estuvo al frente del esfuerzo de guerra imperial.

Se estima que la última batalla de la segunda campaña de Rangda tuvo lugar en 882. M30. se trató de un encuentro fortuito con una diezmada flota Xeno que se retiraba. Al terminar el conflicto el Primarca de los Ángeles Oscuros decidió que era unpeligro que el Imperio supiera cuán cerca había estado de la aniquilación. Los registros de los combates fueron borrados o requisados, los mundos contaminados se abandonaron y los veteranos fueron silenciados. Fue más tarde, a través de los dudosos relatos de rememoradores ansiosos de fama, que los hechos se conocieron. Estas obras contenían al menos tanta ficción como realidad y la segunda campaña de Rangda quedó oculta, uno más entre los miles de teatros de guerra de aquel periodo sangriento.

La tercera y última de las campañas de Rangda se conoce como el Xenocidio Rangdiano. Si de la segunda campaña apenas existen registros, de esta no hay más que una absoluta ausencia de información. Sabemos que las acciones militares fueron coordinas por orden de la Divisio Militaris y que el esfuerzo bélico fue asumido por las legiones de los Ángeles Oscuros y los Lobos Espaciales. El objetivo era poner una solución definitiva e irrevocable la amenaza de los Rangda. Los temibles Xeno habían sido debilitados tras su derrota unos años atrás, pero no habían sido neutralizados. En sus mundos de origen , los Rangda rehacían sus fuerzas y planeaban su venganza.

“Sólo dos legiones astartes estaban a la altura de la guerra que sobrevendría; los hijos del León y los hijos del Lobo”.

Una vez más fue una flota expedicionaria de la V legión: Cicatrices Blancas quien encontró a los Xeno. Localizados los mundos natales Rangda, la maquina de guerra imperial se puso en marcha. La autoridad imperial no dudó a quién confiar esta misión. Sólo dos legiones astartes estaban a la altura de la guerra que sobrevendría; los hijos del León y los hijos del Lobo. Los hermanos pusieron su rivalidad a un lado y, unidos por el propósito de aniquilar a los Rangda, desataron una destrucción sin precedentes.

No se puede llamar guerra a lo que vino a continuación. El Xenocidio Rangdiano fue una campaña unilateral de exterminio. Ni Lion ni Russ se dejarían llevar por conceptos tales como el honor o la misericordia para refrenar sus golpes. Hasta el último de los Xeno sería abatido. En menos de un año la galaxia fue purificada de la presencia del otrora imponente imperio Rangda. El mundo capital de los Xeno fue purgado con fuego atómico dejando un orbe estéril y vitrificado. Sobre sus ruinas, la Primera Legión edificó una fortaleza monasterio, hogar de la Orden de las Garras Rotas. Estos legionarios serían los últimos custodios del conocimiento recopilado sobre los Rangda y sus debilidades. En años posteriores esta guarnición heriría profundamente el orgullo de los traidores de Horus, pero eso es otra historia.

Image

Como hemos dicho apenas se sabe nada de esta última campaña. Sin embargo algo cambió en las dos legiones que la llevaron a cabo y en cómo el resto del imperio las percibía. Si bien los Ángeles oscuros y los Lobos Espaciales siempre gozaron de la reputación de ser guerreros determinados y temibles, a su regreso del espacio Rangda un aura de superstición los rodeaba. Ya no eran sólo guerreros del Emperador, si no sus verdugos más eficaces. Sus ángeles exterminadores. la sentencia definitiva frente a enemigos tan terribles que ni debían ser nombrados. El conflicto contra los Rangda también supuso el declive de la Primera Legión. Las bajas sufridas serían tan numerosas que los Hijos del León se verían superados en número por la XIII Legión: Ultramarines. Nunca recuperarían su hegemonía en número, aunque sólo el propio Horus superaría a Lion en victorias.

Hasta aquí el artículo sobre estas guerras tan interesantes y al mismo tiempo tan poco conocidas. ¿Qué os ha parecido? Por nuestra parte nos morimos por saber más sobre las Campañas de Rangda y esperamos que Games Workshop les dedique algo más de atención en el futuro.

4 comentarios en «Las campañas de Rangda»

  1. Gran trabajo estaís haciendo Maestre Zaphariel.
    Muy buen articulo sobre los Rangda.
    Me encanta seguid asi,buen trabajo, animo.
    La orden de las garras rotas me gustaría saber mas sobre ellos.

    Responder

Deja un comentario